Reparando tu intestino

Debido a la gran proporción de problemas gastrointestinales en nuestra población como gastritis por estrés, diarreas, colitis, úlceras o enfermedad de Crhon (inflamación intestinal) nace la necesidad de investigar la utilidad de diversas alternativas como los PROBIOTICOS Y PREBIOTICOS. Seguramente has escuchado hablar de estos pero ¿Sabes qué son y para qué sirven?

Los PROBIOTICOS, son aquellos microorganismos vivos que, al ser suplementados en la dieta, afectan en forma beneficiosa al desarrollo de la flora microbiana del intestino y que son beneficiosas a la salud. Hay miles de este tipo de microorganismos, estos tienen que cumplir las siguientes características para realizar su función:

Ser habitante normal del intestino. Tener un tiempo corto de reproducción. Ser capaz de producir compuestos antimicrobianos y ser estable durante el proceso de producción, comercialización y distribución para que pueda llegar vivo al intestino. Capacidad de atravesar la barrera gástrica para poder multiplicarse y colonizar el intestino.

Muchos de estos microorganismos se encuentran en ciertos alimentos, estos alimentos se les conocen como funcionales y es descrito como aquel producto, alimento modificado o ingrediente, que pueda proveer beneficios a la salud superiores a los ofrecidos por los alimentos tradicionales. El efecto positivo de un alimento funcional puede ser tanto en el mantenimiento del estado de salud como en la reducción del riesgo de padecer una enfermedad. El Yogurth, leches fermentadas, búlgaros, jocoque y jugos hechos a base de leche, son alimentos funcionales ya que contienen probióticos y prebióticos y cumplen con las condiciones necesarias para ser considerados como tal.

La ingesta regular de yogurth, leches fermentadas, búlgaros, jocoque entre otros, puede resultar beneficiosa para prevenir enfermedades infecciosas comunes causadas por comer en la calle o alimentos en mal estado ya que refuerzan nuestro sistema inmunológico. Por otro lado, los PREBIOTICOS que son la fibra y los FOS (fructooligosacáridos) son ingredientes no digeribles de la dieta que estimulan el crecimiento o la actividad de uno o más tipos de bacterias en el colon, es decir, son el "alimento" de los probioticos. Para que una sustancia pueda ser definida como prebiótico debe cumplir los requisitos siguientes: Ser de origen vegetal.

No ser digerida por las enzimas digestivas. Ser parcialmente fermentada por las bacterias colónicas. Capacidad de atravesar la barrera gástrica para estimular el crecimiento de los probióticos. La principal función de la flora intestinal es la utilización de los prebióticos para hacer proliferar la población de microorganismos situados en el intestino. Al utilizarse estos prebióticos, se generan sustancias llamadas ácidos grasos de cadena corta (AGCC), ácido láctico y gas. Estos compuestos modulan positivamente la fisiología del sistema gastrointestinal, en cuanto al aumento del peso de las heces y la frecuencia de evacuación intestinal. En resumen, los probióticos y prebióticos nos ayudan en los siguientes aspectos:

Diarrea: Los prebióticos inhiben el crecimiento de diversos microorganismos patógenos o dañinos, por lo que son beneficiosas en caso de diarreas de distinto origen.

Equilibran la flora intestinal incrementando la resistencia a las infecciones.

Estreñimiento y flatulencias: Favorecen el equilibrio de los microorganismos presentes en la flora intestinal, por lo que mejoran el tránsito y la inflamación asociada a exceso de gases.

Riesgo cardiovascular y diabetes: Los prebióticos contribuyen a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, así como a un mejor control en los niveles de glucemia. Los prebióticos favorecen la síntesis de vitaminas K y B, la absorción de minerales como calcio, magnesio, zinc y hierro; además mejoran la mineralización ósea. La combinación de prebióticos con probióticos se ha definido como SIMBIOTICO, los cuales nos benefician al aumentar y mantener en número de microorganismos que se desarrollan y crecen en el intestino.

Los probióticos y prebióticos, representan un gran avance en la salud. Con la gran necesidad de disminuir la cantidad de medicamentos como antibióticos en el tratamiento de enfermedades, nace la inquietud de conocer sus diferentes aplicaciones. Sin embargo, existen ciertos factores que todavía necesitan resolverse con estudios bien diseñados y controlados.

De igual manera, es difícil nombrar un solo probiótico o prebiótico que ayude a reducir un gran número de las enfermedades intestinales, su efecto depende de un gran número de factores como la edad, género, dieta, lugar de origen, lo cual hace difícil enfocarnos solo en un par de ellos. Lo que nos tenemos que asegurar para que estos microorganismos realicen de manera correcta su funcion es que lleguen vivos al intestino.

En Nutrimental, te orientaremos diseñando un plan nutricional, de acuerdo al tipo de padecimiento intestinal incorporando alimentos funcionales que contengan probióticos y prebióticos, considerando tanto su dosis efectiva como la frecuencia de consumo adecuada a cada caso, para que de manera natural se consiga reparar tu intestino y al mismo tiempo se mejore el sistema inmunológico mejorando tu estado de salud día a día.

NOTICIAS DE ÚLTIMA HORA MANOS A LA OBRA….COMBATIENDO LA OBESIDAD Actualmente en México, la dinámica social, cultural y económica ha orillado a que la actividad física se reduzca, los niños ya no juegan como jugábamos antes, ahora se ve más televisión y se pasa más tiempo en la computadora, esto ha llevado a que nuestros hábitos alimenticios decaigan, ya que se ingieren alimentos con mayor contenido energético pero con pobre aporte nutrimental. A consecuencia de estos cambios, somos el primer país en obesidad en niños y segundo en adultos. Hemos pasado de abuelos llenitos a bebés gorditos, a los cuales nos referimos como "bebé bonito, bebé gordito", es decir, hemos pasado tres generaciones de obesos. Hoy en día, la industria de alimentos esta cambiando sus productos, con el fin de mejorarlos con ayuda de los alimentos funcionales y con más fibra.

Mediante la nutrición molecular, basada en la nutrigenómica (modulación de los genes a través de los alimentos), nanotecnología, epigenética (modulación de los genes por nutrimento de los alimentos funcionales) y metodologías de nutrigenética, será de enorme importancia tanto para el sistema de la sanidad como para la industria alimentaria.

Cabe aclarar que no sustituyen la alimentación correcta, sin embargo son una ayuda, un complemento para compensar ese desequilibrio que muchas veces hay en la alimentación diaria. Por ejemplo, hay personas que no les gusta el pescado, entonces la grasa del pescado (omega-3) se les puede ofrecer de otra manera, como en el aceite para cocinar o en el huevo; otro ejemplo es, cada vez vemos más fruta pelada, porque al niño le cuesta pelarla, en parte, se trata de facilitar todo con el fin de consumir alimentos más básicos. Entonces no te vayas a asustar si en un futuro, tu hijo, amigo, novio (a), esposo (a) te dicen que quieren un yogurt con nanopartículas y enriquecido con probióticos para mejorar su sistema inmunológico y prevenir enfermedades diagnosticadas, por herencia de familia, mediante su ADN.

En sinergia con el cuerpo de nutriólogos, NUTRIMENTAL esta ofreciendo pláticas de Nutrición a escuelas dirigidas a padres de familia. Si estas interesado en unirte a este gran esfuerzo, NUTRIMENTAL TE APOYA.

Color I Color II Color III Color IV Color V Color VI

Log In or Register

fb iconLog in with Facebook